Cumplir 50 años es importante. A esta edad se es lo suficientemente viejo para haber soportado grandes cambios, movimientos, adelantos, y lo suficientemente joven para tener memoria plena de la propia historia .

Hoy por hoy hemos estado conversando sobre la inclusividad como uno de los emblemas de ASSITEJ  – algo que se ha logrado con mucho esfuerzo y que se ha venido desarrollado como una tendencia a lo largo de la última década –  Sin embargo, no debemos bajar la guardia en cuanto a la inclusividad… Aún no hemos “llegado” a la meta.   Debemos seguir trabajando arduamente en una inclusividad que acepte distintas culturas, idiomas, posiciones, prioridades y acercamientos al trabajo dirigido a públicos jóvenes, y que reconozca diversos contextos culturales y  diferencias de todo tipo. Esto se vuelve más urgente en un mundo en el cual estamos viendo crecer la intolerancia, el extremismo, los efectos del imperialismo cultural y las violentas reacciones que este induce.

Los niños y jóvenes necesitan sentir que son bienvenidos en el mundo, vengan de donde vengan, hablen el idioma que hablen y tengan las habilidades que tengan. El teatro, como comunicación  directa que sucede en el tiempo y espacio presentes, se ha vuelto más vital que antes en la capacidad de reconocerlos, valorarlos, desafiarlos, conmoverlos y celebrarlos. El teatro necesita reflejar las múltiples realidades a las que los niños y jóvenes se enfrentan, y al mismo tiempo conceder un espacio donde puedan echar a volar su imaginación, donde sean capaces de sentir el poder de hacer visible lo invisible. El teatro debe ser lo suficientemente incluyente y diverso para adaptarse a todas las distintas necesidades y contextos.

Una de las formas en las que ASSITEJ ha sido capaz de crear diversidad e inclusividad dentro de la organización, es a través de las redes. Esto es en gran medida un fenómeno de ASSITEJ del siglo XXI.  ITYARN, Write Local. Play Global., IIAN, Small Size y Next Generation son de una importancia vital para el crecimiento de la organización hacia el futuro. Es a través de estas redes  que ideas importantes sobre el teatro para audiencias jóvenes se diseminan,  y muy a menudo en formas y direcciones inesperadas. La propia naturaleza de las redes permite una mayor holgura e inclusividad para que se realicen conexiones aleatorias, lo que permite que las ideas  salten literalmente de un continente a otro y se siembren ahí.

Hemos visto como ideas relacionadas al teatro para temprana edad han logrado extenderse rápidamente a través de Europa y ahora a través del mundo con los esfuerzos de la red de Small Size. Hemos visto que se han desarrollado nuevas redes que facilitan a sus miembros un diálogo intercultural intenso  sobre aquellos  temas que los atrajeron a la red en un principio y que con el tiempo pueden convertirse en miembros de ASSITEJ.

Conforme nos volvemos más globales e inclusivos, también nos volvemos más conscientes de todos aquellos que actualmente pueden estar geográficamente, culturalmente, lingüísticamente, o económicamente marginados, y para quienes el acceso a las artes no es nada fácil. Yo creo que si ASSITEJ es fiel a su convicción que todos los niños y jóvenes tienen derecho a tener acceso a las artes, tenemos que trabajar más en traer gente a la asociación y a la vez, encontrar maneras para que los artistas se conviertan en defensores y activistas de los derechos de los niños.  Es únicamente al multiplicar nuestras voces y demostrar el valor de lo que estamos diciendo,  a través del trabajo de más alta calidad en cada país, que podremos lograr un impacto significativo. Espero que en 50 años encontremos que no hay país que no esté representado de alguna manera en ASSITEJ, y que no esté involucrado en el trabajo del teatro para audiencias jóvenes.  ASSITEJ no se trata de un club de viajeros para unos pocos afortunados, el intercambio y diálogo internacional que las asociación   hace posible y facilita, debe resultar en la creación de teatro en otras tierras y en su propio contexto.

Una cosa que podemos asegurar acerca del futuro es que no será lo que esperamos. El cambio es la única certeza, dicen. No podemos saber lo que los siguientes 50 años aguardan para ASSITEJ, pero yo creo que si esta asociación ha de seguir los principios de diseño que nos dicta la naturaleza, quizás tendremos mejores modelos de supervivencia, adaptación y prosperidad… La fuerza de la naturaleza no viene de la rigidez, sino de la flexibilidad. Los árboles rompen el concreto; el agua desgasta las rocas. Dentro de todo lo natural hay una energía intrínseca, un deseo de realización, un alcanzar lo indispensable, así sean plantas dirigiéndose al sol o agua respondiendo a la gravedad para encontrar el mar – creo que es esta energía intrínseca la que debemos fomentar dentro de ASSITEJ. Las estructuras que creamos necesitan promover y guardar esta energía y pueden sugerir un sentido de dirección.

¿Cuál puede ser este sentido de dirección, cuando el futuro es tan incierto?

Desde mi punto de vista es nuestro público; ese  agente central y crucial que distingue nuestra red de cualquier otra, el público  nos guiará hacia dónde tenemos que ir y nos dirá incluso cómo llegar. Debemos alcanzar, escuchar, confrontar, abrazar y explorar juntos con nuestro público para lograr encontrar el verdadero potencial de la representación en vivo como medio de expresión.  En el mundo del teatro para audiencias jóvenes, el público continuamente nos desafía a determinar cómo debemos trabajar exitosamente; estar en el presente, en el ahora, para no solo confiar en la memoria y el recuerdo de nuestra propia infancia, cada vez menos confiables.

Para estos tres años de mandato (2014-2017) ASSITEJ ha seleccionado el tema “Un paso más allá”. Estamos  revisando los logros que ASSITEJ  ha alcanzado hasta hoy,  y nos preguntamos de qué manera podemos llevarlos un paso más allá de donde hemos estado durante los últimos 50 años.

Este año, aquí en Augenblick mal! hacemos esta pregunta con relación al intercambio intergeneracional; el próximo año, será el intercambio interdisciplinario, y en 2017, cuando el Congreso de ASSITEJ sea organizado por primera vez en el continente africano, consideraremos el intercambio intercultural.

Nelson Mandela alguna vez dijo que “el propósito de la libertad es crearla para los demás.” Creo que ASSITEJ ha creado un espacio de libertad para el intercambio, el diálogo, la creatividad y la renovación. Es nuestro propósito crear esa libertad para otros – en nuestras comunidades artísticas, en nuestras redes nacionales, en nuestro público.

Dejémonos llevar hacia el futuro – un paso más allá de donde hemos estado, y tomemos nuestros primeros pasos hacia ese futuro con un sentido de autenticidad, con un sentido de dirección – juntos.

Yvette Hardie at the ceremony of the jubilee of ASSITEJ